martes, 10 de julio de 2007

Parrilla cerrada por nevada


El sello de agua de la foto se congeló en el 2005, pero la foto es del 9 de julio de 2007. Abajo, el techo rojo cubierto por la nevada del día anterior. Con este marco, sólo es posible un corderito patagónico.

2 comentarios:

El Bambi dijo...

Yo también observé el techo del quincho de mi edificio anoche, todo blanco. Por suerte el sábado me anticipé y puse vacío, tira, colita, chorizo y morcilla, más unas papas a la brasa y una provoleta para dos cumpleañeros. Estrené plástico contra el frío, vamos a ver si el consorcio me lo compra y lo dejamos puesto ahí.

Miguel A. Mastroscello dijo...

Debo decir que (por obligación, determinada por el clima del lugar en que vivo, Ushuaia) más de una vez me tuve que bancar la nevisca desatada en pleno proceso asaderil.
Eso, hasta que instalé mi "chulengo", luego reemplazado por un miniquincho de material. Pero esa "evolución" no me impide acordarme de las muchas veces en que, puteando hasta en turco, tuve que proteger la parrilla recurriendo de urgencia a un cacho de cartón o una chapa.